Friday, February 25, 2011

Un cadaver a los postres

Ayer me recomendaron
que me alejase de mí
huir, hacer las maletas,
de todo lo que me hace sufrir.


Ayer pensé en ti,
quería ver si en realidad estabas ahí,
te busqué entre los cajones
olvidados del ayer.


Ayer volví a tropezar (una vez más)
y no recibí ninguna señal
has borrado tus huellas,
cortado los cables, volado los puentes
y buscas un sentido
en este camino errante.


Ayer volví al cementerio
donde aún somos tú y yo
y sólo encontré las cenizas
de estas nuestra revolución.


Ayer, ¿qué decir de ese cadáver caliente,
de esa brasa aún ardiente?
¿Existen nombres y apellidos
para estas señales del destino?


Ayer me desperté, era otra vez
once de enero de 2007
y no me reconocí,
pues estaba dispuesto a sufrir
pero hoy soy más consciente
de querer creer que estás ahí.

fon y yo

2 comments:

Aniña said...

``

Kraichek said...

texto escrito mano a mano junto a un buen amigo!!
estas cosas pueden salir mas o menos bien, pero es muy estimulante!