Sunday, May 20, 2012

Huellas imborrables


Cuando el paso del tiempo deja huellas en mi piel y no recuerdo por donde he venido es entonces cuando siento la necesidad de girarme y contarte todos esos secretos que nunca te conté y decirte que sí, que yo también me equivoqué y no estabas tan sola y pese a tus aires alocados podías confiar (moderadamente) en mi.
   Sé que este no es el medio ni el lugar, pues de existir lo desconozco.
Si pudiese, metería todo lo asimilado en una gran caja de cartón, junto con todos mis libros de poesía y los enviaría por correo certificado a esa dirección que todos conocemos; no dudes que te incluiría un manual de instrucciones para conocer a las personas donde se explicasen todos los pasos para cuidarlas, también te incluiría una receta que explicase punto por  punto, la manera de conservarlas, contendría (detalle de la casa) unas pastillitas para ser prudente y no alzar la voz más de lo debido.
   Si pudiese haría todo eso y más; y te diría que yo también he aprendido que el tiempo deja huellas imborrables en mi piel y que de los errores se aprende más que de los aciertos.
Si pudiese hablarte directamente, a la cara, a los ojos, te diría simplemente:
Te quiero

3 comments:

Anonymous said...

Este es bonito. ¿Es tuyo?

Kraichek said...

si; pero no se quien eres; un poco de info?

todo se transforma said...

Todos tenemos a alguien que nos deja huella pase el tiempo que pase, ¿llegará el momento en que otra persona ocupe el lugar de la otra? Esperemos que sí.
Me gusta mucho este :)